sábado, 22 de abril de 2017

Teresa González Bautista



Bajos instintos,


Dudó, pensó en marcharse, pero su deseo le retuvo. Esperó a Inmaculada. Era su hora de volver del trabajo… Ella llegó, la forzó, brutalmente, y la dejo tirada. Según corría, sintió un vago remordimiento… entonces discurrió, autodisculpándose, “fue por culpa de los bajos instintos ancestrales”. Y respiró aliviado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te parece esta historia?