sábado, 22 de abril de 2017

Luis Vallés



Abajo,


Su amorosa atención era ya cosa del pasado.
­-¿Cómo me queda?
-No me gusta, no sé, por culpa de los bajos - justificó-.
¡Si me había probado la camisa! Me quedé sumido en mi tristeza: los bajos, sí, mis bajos ingresos, nuestras bajas pasiones, no quedan ya tallas para nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te parece esta historia?