sábado, 22 de abril de 2017

Gemma Torres Santos



Ubi sunt?


Y anochecía y el tiempo pasaba como una marea sobre su cabeza y no podía dejar de pensar en él, sí, en el hombre que le había llevado a un éxtasis infinito en un soplido, una corrida que, por culpa de los bajos, enfrió su Etna. Ubi sunt?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te parece esta historia?